¿TE SIENTES INCÓMODA CON TU CUERPO Y TIENES BAJA ESTIMA?

¿Crees que tener baja autoestima es un impedimento para verte bien?

Pues sí lo es. Yo creo que nadie nace con baja autoestima.

Yo creo que son las críticas de quién nos rodea, la necesidad de gustar a las personas que nos importan o tener su aprobación, lo que desgasta el concepto que tenemos de nuestro cuerpo.

Te cuento algo de mí

Yo siempre fui muy acomplejada. Estoy convencida que a las personas que tienen baja autoestima, les afectan muchísimo las normas implícitas y explícitas que nos hace creer la sociedad, los medios de comunicación y las personas que se dejan influir por estas normas.

Ahora ya tengo menos complejos, me importan otras cosas, y creo que es debido a las enseñanzas del yoga que practico. Aplico el desapego a ciertas emociones asociadas a sentimientos malos y cosas materiales.

Los comentarios u observaciones que me hacía a mí misma, antes me afectaban mucho, tanto de sentir vergüenza en la playa, ponerme mini-falda o usar tacones porque soy muy baja… Ahora, con 39 años, me afecta todo bastante menos.

Por qué tener apego a prejuicios y estereotipos es malo

Creo que no tener apego a los prejuicios, estereotipos y críticas es muy bueno, porque es una defensa sana para evitar sentirnos mal en las situaciones que nos pone la vida.

Nos permite identificar los pensamientos que nos decimos a nosotras mismas y que son hirientes.

Las mujeres de mi generación han vivido durante su adolescencia el boom de la delgadez. Si te acuerdas, la modelo Kate Moss era el icono de la delgadez en aquellos años y  se enaltecía el estar muy, pero que muy, delgadas.

¿Qué ideal femenino tienes en tu cabeza?

Si tienes un ideal femenino de belleza delgada, y engordas por varios motivos o circunstancias, y no aceptas que hayas engordado, te vas a sentir incómoda.

Estoy poniendo el ejemplo de engordar, porque la mayor parte de las respuestas que me llegan en la encuesta que realizo a cada nueva suscriptora, tenía que ver con el haber engordado y no sentirse cómodas.

Lo mismo pasa con otras cosas de nuestro cuerpo. Si vivimos cambios que no entran en el ideal de belleza que queremos tener, entonces baja la autoestima.

Y cuando no te sientes bien con tu cuerpo, estás de malhumor y no te apetece siquiera hacer el intento de verte mejor.

Imagínate si lo mismo que tú te dices de forma despectiva, te lo dice tu madre, tu pareja, un amigo o una amiga…¿pasaría que no querrías verles más, verdad? Serían personas tóxicas, ¿a que sí?.

 

Entonces, ¿por qué insistes y te maltratas diciendo que no te gusta tu cuerpo y que por eso ya no puedes verte bien ni mejor?

Lo que quiero decir es: tu pensamiento limitante, no te deja avanzar ni evolucionar.

¿De verdad crees que por no tener lo que para ti sería un cuerpo 10, eres menos deseable y vales menos para los demás?

Si alguien te hace sentir así de mal, no lo veas más, porque él o ella te están transmitiendo su complejo y sus prejuicios.

La aceptación desde el amor como solución

Sea para tu cuerpo que para otras situaciones en la vida, creo que la aceptación es la mejor solución. No aceptación en términos de resignarse, sino aceptación desde el amor para que experimentes una transformación saludable.

Personalmente, yo sé que me siento bien y a gusto con mi cuerpo, cuando práctico una actividad deportiva.

Si tú crees que te vas a sentir mejor con una dieta saludable y haciendo ejercicio, entonces incorpóralo a tu vida y no pongas más excusas para evitar hacerlo.

El tiempo lo tienes, pero necesitas organización.

En cualquier ámbito, sea personal o profesional, si quieres conseguir algo, hay que ser disciplinada.

Incluso cuando quiero alejar pensamientos negativos, el detectarlos y alejarlos, requiere disciplina. ¿Me explico?

Si aceptas con amor los cambios de tu cuerpo, y desde ese amor, decides embarcarte en una transformación para verte bien y sentirte feliz, entonces empezarás a cambiar tu diálogo interior y decirte cosas saludables.

Por ejemplo: amo mi cuerpo y estoy en proceso de gustarme aún más. Y no “mi cuerpo es horrible y por eso no puedo tener el estilo que quiero”. Eso no es verdad.

Aprende a detectar los pensamientos críticos, tóxicos y disfuncionales.

Marca los límites no solo con las personas que te rodean y te critican despectivamente sino también contigo misma, y no te digas cosas feas.

La transformación la tienes que hacer tú, y si quieres verte bien, entonces no pongas como excusa tu cuerpo. Ponte manos a la obra, aceptándote con amor, y empieza tu proceso de transformación saludable.

Hoy en día, gracias a grupos y movimientos que teorizan sobre la aceptación del propio cuerpo, puedes tener el apoyo que estás necesitando y te darás cuenta como se enaltece el cuerpo en todas sus formas y tallas.

Recuerda: tú tienes el poder sobre tus pensamientos. Quién te esté criticando, está mirando la vida con sus gafas de prejuicio.

Detecta cuando tú también te estás criticando, y párate a reflexionar. Vuelve al camino de la transformación saludable y a los pensamientos de amor y afecto.

Un abrazo,

Jessica Ingrid.

¿CON GANAS DE ENCONTRAR TU ESTILO AUTÉNTICO?

¡Descárgate gratis ahora los 10 mandamientos para organizar correctamente tu armario cápsula!


Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *