¿NO TIENES TIEMPO PARA CUIDARTE? AQUÍ TIENES LOS MOTIVOS.

¿No tienes tiempo para cuidarte? ¿Te cuesta decir que “No” a compromisos profesionales o familiares?

A estas dudas, nos va a responder, en este vídeo, Stefania Dalle Pezze, asesora y formadora en productividad y organización para emprendedores y negocios. Además, es autora del libro Conquista tu tiempo y directora del podcast Bienvenida Productividad.

 

Stefania, muchas mujeres dicen “No tengo tiempo para mí”. ¿Qué nos aconsejas para organizar mejor nuestro día a día y poder cuidarnos como nos gustaría?

No tengo tiempo para mí, es una de las cosas que más nos decimos y una de las más graves, aunque no me guste la palabra “grave”.

Es una de las cosas peores que nos podamos hacer. Cuando decimos “No tengo tiempo para mí”, es porque estamos dando la prioridad a otras cosas externas a nosotros. No nos damos la prioridad para cuidarnos, sea a nivel físico, a nivel de nuestra energía y de nuestra persona.

Yo lo aprendí de primera persona cuando tuve que enfrentarme a una enfermedad: cuando nos volcamos en otras cosas o personas, estamos olvidando el activo más importante para que toda nuestra vida funcione y es… la persona misma.

Yo lo viví en mi faceta de madre. Cuando somos padres nos pasa que volcamos la totalidad de nuestro tiempo al cuidado de los hijos y de la familia. ¿Pero dónde está la persona? ¿Dónde está ese tiempo para mí misma, para que yo esté bien?

La consecuencia es que, si yo no estoy bien, mi familia no puede estarlo. Las personas a mi alrededor, mi negocio o mis clientes no pueden estar bien, porque si yo no tengo la energía física, mental y emocional para enfrentarme a las situaciones de mi día a día, tampoco puedo transmitirla al exterior.

Si decidimos que nosotros somos un activo, entonces somos la prioridad.

Yo diría que lo más importante es realmente darse cuenta que nosotros somos la cosa y el activo más importante que tenemos que cuidar. Mucho antes de empezar a cuidar a nuestros hijos.

Por tanto, cuando decimos No tengo tiempo para mí, no estamos asumiendo que somos una prioridad. De lo contrario, estaríamos poniendo en nuestra agenda el tiempo para cuidarnos, incluso antes de otros compromisos.

Si el patrón del barco se encuentra mal, desmotivado y sin confianza, el barco no puede funcionar correctamente.

Entonces, qué pasa cuando en la familia o en el trabajo nos piden favores y nos cuesta decir que no?

Lo primero es reconocer cuando nos pasan estas cosas. Hay que diferenciar la decisión del momento en el que nos piden un favor. No podemos permitir, cuando pasa esto, de reaccionar de manera impulsiva y decir directamente “Sí, lo hago, no te preocupes”.

Si aceptamos hacer el favor, tenemos que darnos cuenta que vamos a tener un compromiso que va a descuadrar nuestra agenda, porque nos llevará tiempo.

Tan solo con decir “Deja que revise mi agenda y te confirmo si puedo o no”, ya estamos poniendo distancia emocional al compromiso y tomaremos una mejor decisión.

La decisión se toma revisando nuestra agenda y preguntándonos por qué vamos a ayudar a esa persona: ¿desde el amor? ¿desde el miedo?

La gran mayoría de las veces lo hacemos desde el miedo, no porque nos mueve la abundancia emocional. Nuestro ego tiene miedo. Hay que darse cuenta de esta trampa.

Si decimos que no con asertividad, no pasa nada por cuidar nuestro espacio vital. Es querernos y cuidarnos.

Entonces estaría bien poner una frase recordatorio en nuestro escritorio o en la nevera de casa, del tipo: “Déjame revisar mi agenda y te lo comunico en una hora”.

Por supuesto. Así será más fácil tomar la decisión correcta y distanciarnos emocionalmente.

¿Has tenido respuestas positivas cuando has dicho: “Lo siento, no podré ayudarte esta vez”?

Sí, absolutamente. En realidad, las personas aprecian mucho la sinceridad. Prefieren el “no” ahora, que aceptar el compromiso haciéndolo de prisa, con estrés. No quieren vernos sufrir. Es mejor la sinceridad que hacerlo mal.

Las personas acostumbradas a que digamos siempre que sí, tendrán que entender ahora nuestros “no”…

Efectivamente, la educación es continua a través de nuestro ejemplo. Esto es muy poderoso y lo hacemos por el bien de todo el mundo. Si digo que no a muchas personas, la carga de trabajo se aligera.

Cuando hablabas de organización, me apunté la palabra agenda. Como google calendar o agenda física. Tú dices que hay que apuntarse todo: tareas profesionales, actividades familiares, horas de deporte, esteticista, organización del fondo de armario…

Si nos apuntamos las cosas, lo haremos. Si no lo apuntamos, el resto de las tareas se dilatan y ocupan el espacio de nuestro cuidado. Al final, termina la jornada y no has dedicado nada a tu cuidado. Todas las actividades que desempeñamos a lo largo del día, tienen que aparecer en nuestro calendario.

Esto también nos ayuda a crear hábitos saludables y evitar procrastinar, ¿correcto?

Cuanta más repetición haya en las tareas, más probabilidad que se transforme en un hábito. El procrastinar sucede cuando hay cosas en las que no creemos realmente. Procrastinamos por miedo para no enfrentarnos a cosas más complejas para nosotros. En esta situación hay que saber observarse y entender porqué no estamos haciendo esto. Aunque nos den miedo las cosas, es necesario romper esa barrera porque descubrimos cosas positivas.

¿Es útil escribir cómo queremos vernos de aquí a un cierto tiempo?

Sí, es muy bueno escribir de forma manual. Evitando el formato digital, cuando se trata de visión y de saber dónde queremos estar y llegar en nuestra vida. Esto sirve para que mis decisiones de hoy estén alineadas con mi visión de futuro. Cada minuto tiene que estar alineado con lo que queremos conseguir más adelante. Esto incluye también, naturalmente, decir que “no” a lo que no nos conviene.

¿Como pueden encontrarte las lectoras de Style Me, Stylist!?

En http://www.stefaniadp.com, donde pueden hacer un test de productividad como primer paso para mejorar su situación. Además, estoy muy activa en mi cuenta de Instagram, y pueden seguirme aquí.

¿TIENES MUCHÍSIMAS PRENDAS Y POCAS COMBINACIONES?

¡Descárgate gratis ahora los 10 mandamientos para organizar tu armario cápsula ideal!


Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *