MODA SOSTENIBLE: ¿POR QUÉ IMPORTA, AHORA MÁS QUE NUNCA?

Sabes que amo la moda y me enamoro de las prendas únicas y bellas. Pero también hay una parte de ésta que me chirría.

Sobretodo cuando entro en las tiendas y corroboro una gran cantidad de prendas sin vender, aún en las rebajas.

Me chirría la gran cantidad de ropa devuelta, amontonada y no vendida que se acumula cada día. ¿Qué hacen con toda esa ropa que no se vende? ¿La queman? ¿La reciclan? ¿La revenden en otras ciudades?

Especialmente en las últimas semanas me he preguntado: ¿podría esta pandemia provocar un despertar de la moda sostenible?

El encierro y la preocupación nos enseñan que, más allá de nuestras necesidades básicas, gran parte de nuestro consumo diario es excesivo.

Seguramente más de una mujer ha pensado en hacer revisión de su armario para darse cuenta de cuánta ropa se ha comprado y no ha utilizado.

O peor, ¡de cuánta ropa fea tiene porque todavía no se ha interesado en descubrir cómo sacarse partido!

¿Pero, qué significa la sostenibilidad? ¿Qué significa elegir un estilo sostenible?

Moda sostenible: no necesitas tanta ropa, de verdad.

La sostenibilidad no es sólo llevar una camiseta orgánica de algodón 100%. Es también una forma de comprar inteligente.

La sostenibilidad es un acto de consumo consciente, en el que reconocemos que «menos es más» y la «calidad es mejor que la cantidad».

Moda sostenible: el nuevo campo de batalla del sector textil.

Esta industria ha tratado durante mucho tiempo las iniciativas climáticas como una preocupación secundaria.

Pero frente al virus y a la crisis económica, resulta imperioso encontrar un equilibrio justo entre el impacto ambiental y el consumo.

Detrás de la ostentación y el glamour, la industria de la moda es creadora de residuos, contaminación y ropa desechada que no se ha vendido.

A nosotros como consumidores, nos gustaría comprar en empresas que demuestran trabajar con un código ético.

Por ejemplo, que sus productos tengan un impacto negativo mínimo en el medio ambiente y en los trabajadores que manipulan materiales tóxicos.

Sin embargo, muchas veces se hace imposible encontrar marcas que se adapten a bolsillos que buscan prendas económicamente asequibles.

Moda sostenible: cuál es el precio justo

Para que la moda sea más sostenible, se requieren inversiones en la mejora de los procesos de la cadena de suministro o en el desarrollo de nuevas tecnologías.

La sostenibilidad es muy costosa para las marcas de moda pequeñas. Por eso nosotros, como consumidores, tenemos que entender que si queremos ropa sostenible, entonces la ropa nos va a costar más.

Probablemente, una preciosa chaqueta diseñada y producida en España por artesanos locales, nos costará €250. Y no €80 como nos la venden en Zara porque está producida en Marrakesh, en grandes cantidades.

Como consumidores, tenemos que ser conscientes de cuánto valen las cosas buenas y sostenibles, aceptando las consecuencias de un precio justo.

Bangladesh, Vietnam, Camboya, India, ¿qué pasa con sus trabajadores ahora?

La cuarentena del virus obligó el cierre de tiendas en toda Europa y Estados Unidos.

Esto significó que, sin tener un lugar donde vender ropa, las marcas cancelaron los pedidos a los proveedores.

Por tanto, desde principios de marzo, las fábricas que empleaban a millones de trabajadores del sector de la confección y se ganaban la vida a duras penas, amenazaban con despidos y cierres.

Así que Bangladesh, India, Vietnam, Camboya y otros centros de fabricación de moda tienen también una crisis humanitaria.

Y seguramente, sus gobiernos no van a proporcionar el tipo de paquetes de ayuda que disponemos en España, en Europa y Estados Unidos.

Asimismo, se teme que se produzca una crisis sanitaria mucho peor que la de los Estados Unidos y Europa si el virus se instala en países densamente poblados con sistemas sanitarios desvencijados en los que pocos tienen los medios para aislarse.

Se estima que 50 millones de personas están empleadas en el sector de la moda, del textil y calzado. Muchas de ellas son mujeres que representan el principal asalariado de sus familias.

Según Simone Cipriani, fundador y director de la Iniciativa de la Moda Ética de la ONU, que conecta a las comunidades artesanales marginadas con las marcas internacionales, será un «desastre humanitario».

¿Qué pueden hacer las marcas occidentales?

Las marcas de moda occidentales no suelen emplear directamente a los trabajadores que fabrican su ropa.

Pero se benefician de la mano de obra barata del extranjero y, a diferencia de muchos de sus fabricantes por contrato, es probable que reciban apoyo financiero de sus gobiernos nacionales durante la pandemia.

¿Qué pueden hacer estas marcas, entonces?

Las marcas pueden empezar por cumplir con el deber ético, lo que permitiría que más fabricantes sigan pagando a los trabajadores y adoptando medidas de protección de la salud.

Tanto Zara-Inditex como H&M se han comprometido a pagar la totalidad de los pedidos existentes que ya se han producido o están actualmente en producción.

Pero es necesario mucha más, porque la moda ya prevé una prolongada ralentización.

Incluso hay razones financieras para que las marcas occidentales colaboren con sus fabricas. Si no hay fabricación, o millones de trabajadores están expuestos al Covid-19, hará más difícil la recuperación.

La responsabilidad y el liderazgo en este tiempo también significa considerar a los trabajadores de la cadena de suministro extendida porque esto es un problema de todos.

¿QUIERES MÁS COLOR Y ELEGANCIA EN TUS LOOKS?

¡Recibe mi masterclass gratuita! Cómo salir de tu zona de confort para reavivar tu estilo


Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *