GREENWASHING: LA FALSA MODA SOSTENIBLE

¿Qué significa Greenwashing?

Greenwashing significa «lavado verde». Personalmente me gusta definirlo como un «lavado de cara aparentemente ecológico y sostenible».

Es un término utilizado para designar las prácticas publicitarias y comerciales que dicen ser «verdes» pero ofrecen información falsa o parcialmente verdadera.

Por ejemplo, pueden decir que la composición de un tejido es ecológico cuando realmente no lo es. O mostrar condiciones laborales ideales de la fabrica dónde se produjo una prenda, cuando no lo son.

Greenwashing: cuidado cuando te venden algo «ecológico» o «consciente»

Palabras de moda como «ecológico» y «consciente», lanzan mensajes de marketing sin ofrecer ningún significado práctico a los consumidores.

Como no hay una definición universalmente aceptada de «sostenible», entonces algunas marcas hacen un «lavado verde», explotando la vaguedad que le rodea.

Por ejemplo, que un producto sea local, producido y fabricado en España, no lo hace más sostenible si, en su colección de zapatos, está utilizando cuero proveniente de piel animal.

Para que una marca sea totalmente sostenible, debe cumplir determinadas condiciones que deben ser demostradas como justas y realmente sostenibles.

  • Condiciones laborales, de producción y consumo energético.
  • Tejidos fabricados con el mínimo impacto medio-ambiental.
  • Superar determinadas certificaciones oficiales ecológicas.

⁠El «greenwashing» no es un fenómeno nuevo.

Lo que pasa es que ahora se propaga más rápidamente por el uso de internet y de las redes sociales.

Los 6 pecados del lavado verde

En 2007, el grupo TerraChoice publicó los Seis Pecados del Lavado Verde, la mayoría de los cuales siguen siendo aplicables hoy en día.

  • Vaguedad: una marca no especifica ni aclara sobre operaciones o materiales utilizados (no es transparente).
  • Mal menor: una marca buena y bonita se posiciona con un producto no ecológico. Es el caso de los vaqueros, cuya producción requiere toneladas de recursos naturales (agua, calor, secado, electricidad, máquinas y campos).
  • Irrelevancia: una empresa afirma de no utilizar un material o determinadas prácticas cuando ya desde hace mucho tiempo se han declarado ilegales.
  • Información escondida: sugerir que un producto es «verde» basándose en un solo criterio ambiental. Por ejemplo, «fabricado en España». Eso no hace una marca automáticamente sostenible, como te explicaba más arriba.
  • No tener pruebas: hacer una afirmación de sostenibilidad cuando no hay pruebas que lo sustenten.
  • Mentira piadosa: decir que algo es sostenible cuando no lo es.

⁠Conclusiones

Siempre con la intención de informar, me pareció interesante contarte todo esto, porque yo también caí en la trampa de algunas marcas.

Más me informo sobre sostenibilidad, más consciencia asumo de todo lo que hay detrás de una marca de ropa bonita.

Por supuesto, no estamos aquí para juzgar nuestras compras y elecciones. Todo lo contrario. Esto sirve para aprender a elegir con criterio, teniendo toda la información y conocimiento posibles para decidir mejor y contrastando los datos.

¿A ti también te ha pasado de haber comprado algo «sostenible» pero no sabías realmente si era ecológico?

¿QUIERES MÁS COLOR Y ELEGANCIA EN TUS LOOKS?

¡Apúntate a mi newsletter semanal! Y recibirás la Masterclass gratuita: cómo salir de tu zona de confort para reavivar tu estilo


Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *